Ser una organización 2.0 es una cuestión de Actitud.

Hemos venido conversando sobre como construir el éxito en las organizaciones, hablamos algo sobre tecnología, análisis y mejoras de procesos de negocio, pero son las personas que integran la organización las que a final de todo, determinan el destino de toda empresa.

Cuando planteo el tema de tener una organización o empresa 2.0, término que acuñó Andrew McAfee en su día en un artículo publicado en la primavera de 2006 en la Sloan Management Review: Enterprise 2.0: The Dawn of Emergent Colaboration., mas allá de establecer una estrategia tecnológica, un profundo análisis de los procesos de nuestra organización, deberíamos comenzar por evaluar y fomentar  la actitud 2.0 de las personas que conforman la organización.

¿Pero que es una Actitud 2.0?

Una Actitud 2.0 implica conceptos básicos como los de compartir conocimientos, colaborar y experimentar.

Estudiando las experiencia en la implantación de herramientas y procesos de la web social al mundo de la empresa y la organización, tengo que referirme a algunos aspectos importantes a tomar en cuenta para implementar iniciativas 2.0 puertas adentro de la organización.

Decir, para comenzar, que aunque según los estudios especializados, no hay una opinión generalizada sobre el éxito que han ido teniendo estas iniciativas, solo aparecen una serie de “buenas y malas prácticas” que se consideran relevantes y he querido analizar o ampliar:

1. No hay colaboración ni resultados sin participación.

“La web social aplicada en las empresas no son herramientas sino conceptos.”

Si comparamos las herramientas 2.0 con los sistemas ERP y CRM, en los que la mayoría de los usuarios procesan la información en forma de reportes y utilizan la tecnología para realizar transacciones, en las 2.0 se requiere de la participación activa de los usuarios.

La Web social aplicada a cualquier organización consiste en desarrollar una cultura y una actitud de participación, de compartir y de trabajo en red. En este modelo organizacional los trabajadores aportan y colaboran con una nueva motivación y mucho mayor su potencial personal y profesional, y los clientes pasan a convertirse en prosumidores, consumen pero también producen y proponen.

No se trata solamente del uso de supuestas herramientas 2.0 que permitan, por ejemplo, gestionar redes sociales o compartir y producir conocimiento en grupo.

Una cultura de trabajo en red dentro de una empresa no requeriría necesariamente aplicaciones social media, aunque éstas indudablemente faciliten su establecimiento y su rentabilidad. No debemos caer en la metonimia de convertir un modelo 2.0 de gestión y participación en una mera cuestión tecnológica.

Los directivos y gerentes deben encontrar los mecanismos para fomentar este alto grado de participación para que las herramientas 2.0 generen resultados positivos esperados.

2. No hay participación sin cultura colaborativa. Hay que motivar.

El trabajo se paga pero la colaboración se aporta.”

Quienes no se manifiestan satisfechos con la evolución de la implantación de lo 2.0 en su empresa, por ejemplo, citan impedimentos habituales, como la estructura organizacional,  la escasa habilidad de los gerentes para entender las claves del cambio necesario y una falta de entendimiento acerca del posible valor que pueden crear las herramientas 2.0.

La actitud 2.0 debería ser iniciada en cualquier organización sólo por participantes voluntarios, interesados o motivados especialmente en generar buenas prácticas sociales. La creación de una cultura de la participación pasa necesariamente por que los integrantes aporten y colaboren de forma libre.

La participación en una iniciativa 2.0 no debería implicar compensación económica ni privilegio laboral alguno, al menos en principio, que pudieran atraer a otros miembros de la empresa menos motivados intrínsecamente.

El cambio, en última instancia y como hemos visto en manuales de culto (Design Thinking, El futuro del Management), debe ser cultural, mucho más profundo que lo que implican algunos primeros pasos (experimentos, más que revolución), como la creación de blogs de empresa, wikis, podcasts, canales en redes sociales, etc…

3. La necesidad de ser claros.

Recientes investigaciones en psicología motivacional según las cuales las tareas ambiguas provocan “procastinación” tienden a ser demoradas, a desmotivar de su ejecución explicarían el fracaso a corto-medio plazo de estrategias que no sean claras y lo más explícitas posible.

Añadiría, además, en el mismo sentido, que no siempre es clara la definición de objetivos y funciones de todo este tipo de herramientas 2.0. Proliferan las definiciones ambiguas: “se trata de un “modo de ver” la empresa y sus relaciones externas e internas”, se trata de “facilitar una cultura participativa”, etc…

4. La Empresa en la Nube.

Tu empresa estará allí donde se te ocurran las ideas.”

La Web social no tiene que ver con los lugares ni con las oficinas sino con las personas, aunque sus ventajas puedan redundar tanto en los servicios presenciales como en aquellos prestados on line o de forma no presencial. El desarrollo de un modelo 2.0 en la organización puede contar con personas procedentes de diferentes centros de trabajo, de diferentes áreas funcionales, de diferentes intereses profesionales, tanto de la misma como de diferentes zonas geográficas.

5. Productividad 2.0.

Las empresas que utilizan herramientas 2.0 sólo para crear empleados más productivos no generan nueva cultura sino nuevas obligaciones.”

La implantación de conceptos, técnicas y prácticas 2.0 es una estrategia que persigue la eficiencia en la organización mediante la participación en red de todas las personas implicadas directa o indirectamente: directivos, empleados, clientes, proveedores, profesionales, ciudadanos en general, medios de comunicación, agentes sociales y económicos…

Esta implantación debería ser gradual y horizontal, basada en parte en la interrelación “espontánea” entre los participantes y no especialmente en la aplicación de normativas y directivas internas.

Inicialmente la intervención de la empresa tal vez debería limitarse  a facilitar el uso de aplicaciones 2.0 a sus trabajadores, a sugerirles que las usen discrecionalmente para mejorar su productividad y a observar efectos y resultados durante un tiempo.

La Web 2.0 aplicada a la empresa también persigue que los trabajadores puedan desarrollar mayor potencial profesional y satisfacción laboral, aplicando en la práctica el recurrente pero incumplido principio “lo importante son las personas.”

6. Experiencias Piloto.

Si quieres una empresa 2.0 empieza con los trabajadores que quieren ser 2.0.”

Para evitar generar un clima de rechazo e inquietud en algunas instancias de la organización puede ser buena idea implantar experiencias piloto integradas por grupos reducidos de participantes voluntarios. De esta forma la Web social se desarrollará gradualmente y se generalizará sin confrontarse directamente con el statu quo ni con los modelos organizativos vigentes, y sin generar resistencias de parte de los directivos y trabajadores más conservadores o con menos competencias tecnológicas y sociales.

Actitud 2.0: Compartir conocimiento + Colaborar + Experimentar

Si tienes alguna experiencia que quieras compartir con nosotros, algún comentarios o alguna inquietud en relación al tema, escríbenos.

Tu empresa ya esta en la Redes Sociales. ¿ No lo sabias?

Esta semana asistí al evento “Tendencias Emergentes: Telecomunicaciones, Internet y Redes Sociales”,  organizado por Cavedatos y el SELA.  Excelente por cierto. En este evento diferentes especialistas del área de las comunicaciones y tecnología de la información, abordaron diferentes temas relacionados con banda ancha, convergencia tecnológica y redes sociales.

Escuchándolos, reforcé una idea que he venido planteando a mis clientes con relación a que, quiéranlo o no ya su empresa  y/o sus marcas están en la redes sociales, ya sea por ellos tiene creada alguna cuenta en una o varias de ellas, Facebook, Twitter, etc. o simplemente por que sus cliente hablan sobre ellos en la redes sociales, y esta vía por lo general implica en la mayoría de los casos quejas o comentarios negativos de la empresa.

Entonces, lo primero que debemos como empresa es concientizar que las redes sociales existen, tiene vida propia y que si nosotros no las utilizamos dentro de nuestras estrategias de mercadeo, fidelización y relación con nuestros clientes, otros lo harán por nosotros.

Cuando hablo con la mayoría de mis clientes ellos expresan que:  “la razón de ser de su negocio son los clientes”, “somos una compañía enfocada en satisfacer las necesidades del cliente” , etc.  Entonces si esto es así,  no suena lógico el utilizar herramientas tecnológicas que permitan:  “Hacer sencillo a los consumidores/clientes el proveer la retroalimentación a la empresa, que te permitan incorporarlos más rápidamente a tus productos y mensajes hacia el mercado, además de mejorar su satisfacción”. Para esto sirve participar de manera estratégica en la Redes Sociales.

Hoy ya no existe la opción de no participar, solo puede hacer bien o menos bien. Para las empresas que aún dudan en implementar estas tecnologías, la mejor solución es proveer aplicaciones con un estilo particular hacia el negocio, “no se trata de chatear con tus amigos, sino de encontrar gente de tu equipo o en tu empresa para hacer tu trabajo”.

Participar bien, implica entre otras cosas un proceso de definición del objetivo a lograr con nuestra participación en la red social , es decir Establecer el propósito:

  • ¿Por qué va a querer la gente pertenecer a la comunidad ( nuestra red) de tu empresa o marca?
  • ¿Qué obtiene a cambio?

Establecer por otra parte, nuestro mercado objetivo: Identificar a las Personas:

  • ¿Quién va a pertenecer a tu comunidad?.
  • ¿Quiénes resultan más interesantes y atractivos para otras personas con las que van a compartir ese espacio común?
  • ¿Cómo les atraes?

Una red social es un espacio donde la empresa compartirá con sus cliente y asociados, conversaciones. Por lo tanto es importante definir desde el inicio como vamos a conversar y cuales deben ser nuestras reacciones ante los comentarios de los miembros de nuestra red. Quien gestione la presencia de la empresa en la red social, debe tener la autoridad para hablar en nombre de la empresa a los usuarios y debe ser escuchado por la empresa, ya que al mismo tiempo será la voz del usuario hacia la empresa.

Por ultimo y no menos importante, se deben establecer los indicadores ( KPI ), que nos permitan evaluar, la efectividad de nuestra presencia en función al propósito.

La gestión de las redes sociales va a depender entonces, de la empresa. No hay una sola forma de hacerlo, es un traje a la medida.

Para cerrar este articulo, solo quiero resumir que los beneficios de implantar una estrategia de redes sociales para su empresa serian entre otros:

  • Escuchar de forma Activa, … de verdad.
  • Contacto Cercano, directo con nuestros clientes
  • Construcción participativa del contenido, y de la relación con el cliente
  • Más  visibles
  • Publicidad eficaz
  • Mejora de la Experiencia del cliente en su relación con la empresa.

En futuros artículos estere tocando el aspecto de la utilización de las redes sociales al interior de las empresas.

Si tienes alguna experiencia que quieras compartir con nosotros, algún comentarios o alguna inquietud en relación al tema, escríbenos.

Procesos y eficiencia operacional

Independientemente de la estrategia que la empresa tenga, los mercados donde este posicionada, del sector económico que atienda,  la necesidad de ser eficientes es una cuestión de supervivencia para las empresas en este momento.

La eficiencia operacional significa costos mas bajos y calidad superior. ¿Pero como alcanzar una eficiencia operacional? Esto se logra cuando somos capaces como empresa de realizar actividades similares de mejor manera que nuestros competidores. Existes diversos aspectos dentro de las organizaciones a través de los cuales podemos alcanzar este objetivo, en este articulo de hoy estaremos conversando sobre como una Mejora en los procesos  habilita el logro de una eficiencia operacional en nuestra empresa.

Casi todas las organizaciones se encuentran en la permanente búsqueda de soluciones absolutamente centradas en el cliente y orientadas al mercado que les permitan aumentar su cartera de clientes y fidelizar los existentes, manteniéndose a su vez rentables y competitivas.

Todas buscan mejorar, reducir costos y ser más eficientes, pero no es suficiente únicamente con soluciones tecnológicas o mejoras parciales de procesos, o la implantación de la calidad. Hay que buscar y conseguir eficiencias operacionales más profundas y duraderas, y la única manera de alcanzarlos es automatizando y gestionando los procesos. Si, los procesos, aquellos elementos que existen en cualquier organización y que nadie los conoce ni los gestiona, ni se automatizan de principio a fin, creando así un entorno de trabajo proactivo, y no reactivo, y logrando alinear de manera eficiente los procesos y recursos empresariales a la estrategia, objetivos y metas.

Las herramientas (técnicas , metodologías y software) están disponibles y al alcance de cualquier empresa. Ahora es cuestión de que se utilicen. Muchas ya lo están haciendo y han saltado al vagón de la eficiencia operacional. Y no me refiero a simple teoría, sino que ya ha sido comprobado por muchas organizaciones en todo el mundo, con resultados excelentes.

La eficiencia operacional es lo que cualquier organización, privada o pública, alcanza cuando la combinación correcta de personas, procesos y tecnología se diseña, rediseña y aplica para mejorar la productividad y el valor de cualquier operación, al mismo tiempo que reduce los costos de sus operaciones al nivel deseado.

Si queremos generar una base estructural sólida no hay que perder de vista nuestros procesos y recursos empresariales los cuales hay que simplificarlos, automatizarlos de principio a fin y gestionarlos adecuadamente, creando una cultura de gestión por procesos y mejora contínua en nuestras organizaciones.

Las distintas tecnologías BPM (BPA, BPM:Workflow, SOA, Motores de Reglas, ECM, BAM, BI, BSC, OI, CEP,…) logran principalmente:

  • Potenciar las inversiones realizadas hasta la fecha en sistemas y aplicaciones informáticas.
  • Aumentar considerablemente la eficiencia operacional, con reducciones de costos de al menos un 20% durante el primer año, y con aumentos importantes en la calidad de los servicios al cliente.
  • Hacer realidad que los procesos y recursos empresariales se puedan gestionar eficientemente y que estén totalmente alineados con los objetivos y estrategias del negocio.

Las tecnologías BPM (software) automatizan todo el ciclo de vida y de gestión de los procesos, permitiendo así que las organizaciones logren modelizar, automatizar, monitorizar, analizar y gestionar adecuadamente los procesos y recursos empresariales.

Los grandes beneficios de implantar una Automatización y Gestión por Procesos (BPM) se debe a que impacta directamente en el corazón de la organización: los procesos. Las empresas deberán tener en cuenta planes tácticos para lo urgente a resolver, pero sobre todo se deberán centrar en acondicionar estructuralmente a la empresa para el mediano y largo plazo mediante un plan estratégico de implantación de BPM si desean estar preparados para las próximas situaciones adversas del mercado.

A pesar que aún que el principal freno es la falta de conocimiento y cierta confusión sobre el BPM, y saber que implantar una gestión por procesos no sólo son tecnologías, sino que implica un conjunto de conocimientos, de técnicas formales de modelaje, diseño, análisis y optimización, de una metodología, y de una gestión del cambio eficiente.

Afortunadamente las empresas y organismos de la administración pública ya se están dando cuenta que tienen ahora disponible un conjunto de tecnologías y metodologías muy maduras que les permite mejorar sustancialmente la eficiencia operacional de sus organizaciones y comenzar a gestionar sus procesos.

Muchas empresa alrededor del mundo han comprobado ya que la Gestión por Procesos (BPM) y los BPMS (Business Process Management Systems) son un factor clave y estratégico para mejorar sus procesos y recursos empresariales, seguir innovando, y ser ágiles, eficientes y competitivas.

El articulo de hoy nos lleva a reflexionar en nuestra visión holística de las soluciones empresariales, donde debemos integrar, Tecnología, Procesos y Personas, para logra el Éxito de la Organización.

En artículos futuros iremos abordando mas aspectos asociados a los procesos, los aspectos tecnológicos y las personas como agentes de cambio.

El reto de identificar áreas de valor en la empresa.

Es imprescindible que las empresas de manufactura, independientemente de su tamaño, encuentren cuanto antes la forma de ser mas rentables y competitivas, el gran reto es identificar, y por supuesto aprovechar, aquellas áreas que les permitan crear el valor necesario y suficiente para triunfar en este entorno tan competitivo.

“The World is Flat” (“El Mundo es Plano”), de Thomas Friedman, ilustra de manera clara los principales elementos que caracterizan las condiciones de los negocios en un “Mundo Plano”. Dentro de éstos, hay tres trascendentales:

  • La Globalización como una realidad irreversible que ofrece tantos retos como oportunidades podamos visualizar.
  • El uso de la Tecnología, no como un factor únicamente de necesidad, sino como un factor de auténtica supervivencia para las empresas.
  • El reconocimiento de la Logística (“Supply Chaining”) como elemento estratégico de negocios, y no solamente como un conjunto de prácticas operativas necesarias para distribuir mercancías.

En un ambiente globalizado donde los procesos de manufactura pueden ser frecuentemente subcontratados en diferentes regiones del mundo, las ventajas competitivas pueden obtenerse frecuentemente en el “Supply Chaining” o en los procesos de Logística: “Hoy en día, los principios de la manufactura están regidos no por la capacidad de producción sino por la demanda del mercado, por lo que representa generar valor para el cliente.

Por lo tanto “el foco” se encuentra en satisfacer las necesidades consumidor final, quien es el que decide lo que es importante y le aporta valor”. Por lo que contar con herramientas y mecanismos que permitan a las empresas comunicarse directamente con sus consumidores es primordial. La empresas de manufacturan deben trabajar efectivamente en aquellas que les permitan “escuchar bien y rápido lo que quieren sus cliente”.

De aquí que el análisis de todas las fases del proceso de producción y distribución debe basarse en la determinación de cuáles de ellas añaden valor al cliente y cuáles se deben cambiar o eliminar. Bajo esa racionalidad es posible identificar áreas específicas que pueden generar valor para el cliente mediante la reducción de costos, el aumento de eficiencias o la mejora en el servicio a lo largo de la Cadena de Valor.

¿Pero Cómo Identificar Áreas de Valor?

Pese a que muchas organizaciones cuentan con una Visión clara y Estrategias definidas, algunas veces éstas están alejadas de la realidad y frecuentemente de los resultados. Lo que sucede en estos casos es que no existe un “Alineamiento entre Estrategias e Infraestructura Operacional”.

Un primer paso para diagnosticar la existencia de una disociación de esta naturaleza en las empresas, sería haciéndose algunas preguntas como las siguientes:

  • ¿Se conocen las actividades necesarias para lograr el crecimiento y la rentabilidad esperados en la empresa?
  • ¿Alguna vez han sido alineados esos objetivos de negocio con las actividades necesarias para lograrlos exitosamente?
  • ¿Se conoce el impacto de ello en nuestra gente, nuestros procesos de negocio y nuestros sistemas de trabajo?
  • ¿Se tiene idea del Valor que se puede obtener mejorando el alineamiento entre Estrategia e Infraestructura Operacional?

Comenzar a visualizar estrategias, oportunidades y acciones bajo una óptica diferente donde Manufactura y Logística forman parte de la misma “Cadena de Valor”, genera una posibilidad mucho mayor para identificar Áreas de Valor no vistas con anterioridad.

Y es en este punto que debemos resaltar el rol que juega la Tecnología de información, es decir, el conjunto de soluciones necesarias para ejecutar de manera eficiente y productiva los procesos de negocio definidos para lograr los objetivos estratégicos de la organización.

En síntesis, sólo logrando el alineamiento real entre visión, estrategias, oportunidades e iniciativas es posible analizar claramente los procesos de negocio que generan valor para la empresa. “Y sólo a ese nivel, es cuando verdaderamente pueden sugerirse las soluciones de tecnología apropiadas para cada caso de negocio en particular, sobre todo, cuando dichas soluciones permiten a las empresas (especialmente a las pequeñas y medianas) ir aprovechando gradualmente diferentes áreas de creación de valor”.

En futuras publicaciones iré mostrando diferentes soluciones tecnológicas que permitirán a las empresas de manufactura, independientes de su tamaño:

  • Lograr una excelencia operacional
  • Agilizar la cadena de valor
  • Incorporar innovación de forma continua
  • Mejorar los procesos de comunicación eficaz con sus cliente.

En pocas palabras como identificar áreas de valor, evaluarlas e implementar mejorar mediante el uso de la tecnología de información.

Si tienes algún comentarios o alguna inquietud en relación al tema, escríbenos.

Hacia las Organizaciones que conversan

Dado a un entorno de competencia y globalización, las empresas deberían abrirse a las inmensas posibilidades que ofrecen las tecnologías de la información, para proveerles de ventajas en el mercado. Esta apertura conlleva a las empresas a un necesario cambio de mentalidad hacia organizaciones más abiertas, más transparentes, más colaborativas.  Es decir organizaciones que conversan.

La principal característica del mercado en el siglo XXI es que las organizaciones y los consumidores están implicados en una gran conversación densamente interrelacionada que hace cambiar radicalmente la relación entre las empresas y sus clientes. La clave del mercado son las personas, una a una, cada una con su propia voz.

Internet es el nuevo campo de juego de los negocios. De todos los negocios, no sólo de los que venden on line. E Internet es el ágora donde se está manteniendo la gran conversación.

The Cluetrain Manifesto (Rick Levine, Christopher Locke, Doc Searls y David Weinberger) afirma que las condiciones del mercado han cambiado con la interconexión masiva de los negocios y las personas provocada por la extensión de Internet y la globalización. Consecuentemente, exhorta a actuar según un nuevo conjunto de reglas.

Comparto ideas acerca del contenido del manifiesto:

  1. Los mercados son conversaciones.
  2. Los mercados consisten en seres humanos, no en sectores demográficos.
  3. Las conversaciones entre seres humanos suenan humanas. Se producen con una voz humana.
  4. Ya sea transmitiendo información, opiniones, perspectivas, argumentos en contra o chistes, la voz humana es abierta, natural, sincera.
  5. La gente se reconoce como tal por el sonido de esta voz.
  6. Internet hace posible tener conversaciones entre seres humanos que simplemente eran imposibles en la era de los medios masivos de comunicación.

En esta publicación les hablare inicialmente de esas conversaciones que se establecen o mejor dicho deberían establecerse dentro de las Organizaciones en publicaciones posteriores lo haré sobre las que pueden y deben establecerse con cliente y socios de negocio.

Tomando como punto de partida  estas premisas  del Manifiesto Cluetrain me permito compartirles un interesante artículo sobre el uso empresarial de redes sociales que recoge el último número de Revista de Comunicación firmado por Claudio Bravo, Claudio Bravo muy acertadamente, comenta en su articulo que ya algunas compañías se han dado cuenta de que gran parte de sus empleados pertenecen a ese grupo de mil millones de consumidores online, muchos de ellos conectados desde hace años a ellas. Estos empleados poseen cuentas en Facebook, Myspace o LinkedIn y se mueven por ellas con total naturalidad.

Además, según un estudio publicado por la revista Business Week, un 20% de los empleados de las compañías estadounidenses,  dice contribuir regularmente en blogs, redes sociales, wikis y otros servicios de la Web 2.0.  Ante este panorama, ¿por qué no utilizar las redes sociales para gestionar la comunicación y el conocimiento al interior de las empresas?

Ya existen en el mercado una serie de aplicaciones que permiten integrar las herramientas actuales de comunicación interna como el correo electrónico corporativo (Notes de IBM, Exchange, etc.) o las newletters dentro de estas redes sociales. La tendencia va al alza, de hecho, aplicaciones como SharePoint de Microsoft, software utilizado en un gran número de intranets, ya incluye elementos propios de la Web 2.0.

Sin embargo, la mayoría de las aplicaciones que gestionan intranets, si bien permiten crear blogs y wikis, muy pocas están concebidos para hacer de la Intranet de la empresa una verdadera red social donde los clientes internos puedan crear sus propios perfiles y publicar allí todo el conocimiento que poseen para compartir.  Además de que en muchas organización no están definidas las reglas de gobernabilidad para el uso de estas redes sociales en la empresa, lo cual debería ser el punto de partida.

Las empresas todavía siguen dependiendo del email, una herramienta secuencial y asincrónica, como principal herramienta de gestión de los flujos de comunicación al interior de la organización.  Cuantos de ustedes no reciben a diario al menos un correo con una interesantísima presentación corporativa de más de 10Mb, que fue enviada a todo el departamento?.

Muchos de los críticos de la instauración de redes sociales en el ámbito organizacional argumentan que la introducción de este tipo de iniciativas impide dirigir mensajes y controlar la comunicación. Sin embargo, olvidan que la mayoría de las aplicaciones de redes sociales permiten el envío y la publicación de mensajes desde dirección (muchos se pueden publicar también a la hora de loguearse en la intranet), pero lo más importante es que estos sistemas permiten realizar el filtrado social de las informaciones consideradas más importantes para el público interno y medir así la asimilación de los mensajes y por ende de los valores corporativos estratégicos para la compañía.

Por último, la introducción del software social permite abrir nuevas vías de participación e interacción dentro de la organización. Según las primeras experiencias de empresas que las han instaurado, la apertura de nuevos espacios produce cohesión y sentido de pertenencia, los cuales se ven favorecidos en entornos como las redes sociales.

Por este motivo, las redes sociales también sirven de ayuda a las empresas que quieren motivar a sus empleados. Pueden ser muy útiles cuando se lanza un proyecto, a diferencia de las herramientas de comunicación interna tradicionales como la Newsletter, presentaciones en powerpoint o emails unidireccionales.

En definitiva, las redes sociales son una gran herramienta de comunicación interna, gestión del conocimiento e innovación, pero es posible que dependa de la progresiva ascensión de la “Generación Y” o “Generación Myspace” a los niveles de gestión de las compañías. Será en este momento cuando esta nueva generación de nativos digitales actúe como agente de cambio y rompa los esquemas tradicionales de comunicación, gestión del conocimiento e innovación dentro y fuera de las organizaciones.

Está tu empresa utilizando redes sociales en sus procesos de comunicación interna?.  Por favor, comparte tu experiencia con nosotros.

Redes Sociales ⇒ Comunicación ,Comunidades,Colaboración⇒ C3

A raíz de la aparición de los entornos colaborativos de Internet (entornos Web 2.0), las redes sociales han proliferado rápidamente, teniendo gran impacto en la sociedad. Estos entornos han permitido habilitar mecanismos alternativos de comunicación.

En 2004 surge el concepto de Web 2.0 y allí surgió el cambio donde se vió el valor de internet. Hay tres conceptos que describen a la Red Social: Comunicación, Comunidades (intereses comunes) y Colaboración.

En la era Web 2.0, los usuarios de Internet están cambiando las reglas de la interacción social aprovechando una gama de nuevas tecnologías para crear y mantener comunidades virtuales creadas en torno a intereses comunes. Canales de comunicaciones como blogs y foros online, amplificados mediante tecnologías cooperativas como los marcadores sociales, proporcionan potentes herramientas para compartir información y relacionarse, superando las fronteras geográficas y los entornos aislados del sector. A menudo denominada inteligencia o sabiduría popular, la reserva de conocimientos creada por estas confederaciones de expertos autodesignados y voluntarios supera frecuentemente la suma de las todas las partes, base para el concepto de Colaboración.

Pero que es realmente una Red Social?

Se pueden definir como el conjunto de relaciones (los grafos sociales) donde los nodos (los actores/ participantes) interactúan en torno a un interés común. El reunirse en torno al interés común (el objeto social) es lo que los hace una comunidad.

Podemos diferenciar distintos tipos de redes sociales en base a la motivación principal de la misma. Vamos a diferenciarlas en 4:

  • Redes sociales de conocimiento: cuyo objetivo principal es la comunicación y la colaboración entre los integrantes de la red, compartiéndose experiencias/conocimientos sobre temas de interés común (Advogato, ANobii. CarDomain, etc.)
  • Redes sociales de contactos de amigos: redes que intentan potenciar la comunicación y mantener contacto entre usuarios (Facebook, Bebo, Hi5, etc.)
  • Redes sociales profesionales: que permiten a los profesionales mantener un contacto más directo y buscar nuevas oportunidades de cara a su proyección (Linkedin, Xing, etc.)
  • Redes sociales de compras: que tienen como objetivo principal poner en contacto a usuarios que quieren vender/comprar artículos (Ebay, ciaos, etc.)

Todas estas redes sociales se basan en la “teoría de seis grados de separación” que quiere probar que cualquier usuario en la Tierra puede estar conectado a cualquier otra persona del planeta a través de una cadena de conocidos que no tiene más de 5 intermediarios.

Dada esta teoría, las redes sociales tienen un componente viral muy importante, donde cada integrante de la red puede sugerir/invitar a sus contactos a ser parte de esa red, incrementando el grado de proximidad.

Para aumentar esta viralidad, los entornos de redes sociales han potenciado la integración de agendas procedentes de otras redes/agendas de contactos con el objetivo claro de convertirse en un entorno de comunicación habitual del usuario. El entorno de contactos se ha enriquecido facilitando al usuario información adicional tales como presencia, definición de status, etc. que permite enriquecer la comunicación y a su vez inducirla en base a la presencia o el estado del usuario en la red.

Creación de Comunidades:

Dentro de las redes sociales los usuarios pueden definir un perfil que permita identificar preferencias, aficiones, gustos y objetivos del usuario en la red social. Este perfil se utilizará para buscar afinidades entre usuarios, a la vez de poder compartir experiencias/aficiones, colaborar entre si.

Cada usuario de la red podrá ampliar sus contactos internos dentro de la misma. Para ello, las redes sociales potencian la viralidad en base a diferentes mecanismos:

  • Invitación directa por email, donde el usuario que realiza la invitación confecciona un email que se enviará al amigo. La red social incluye un enlace que permite acceder a un entorno de registro que le permitirá acceder a la red.
  • Invitación interna dentro de la red social. Algunas redes sociales recomiendan la conexión entre diferentes usuarios. Para ello se utiliza la definición del perfil (afinidades), amigos en común, reduciendo niveles de contacto entre diferentes usuarios y permitiendo de forma exponencial incrementar el número de contactos/amigos del usuario dentro de la red.

Existen redes sociales en las que el acceso debe venir habilitado por alguno de los integrantes de la misma. Este tipo de controles se realiza para reducir el acceso y crear redes de confianza.

Nuevas formas de comunicación:

Las redes sociales, aparte de integrar mecanismos de comunicación tradicionales (utilizando los mecanismos definidos por el usuario, tales como su dirección de email, IM, etc.), han incluido mecanismos alternativos de comunicación. Dentro de estos mecanismos alternativos podemos distinguir:

  • Definición del estado del usuario: uno de los mecanismos más habituales de comunicación en las redes sociales es a través del “estado” definido por el usuario. Su estado permite inducir nuevas comunicaciones, principalmente basadas en el muro o a través de la mensajería interna de la red social. Este tipo de mensajes se suelen ver bien en los datos del contacto en la agenda del usuario, o en el muro de la página principal y cada usuario podrá visualizar las actualizaciones del estado de todos sus amigos.
  • Mensajes en el muro: Este tipo de mensajes se escriben en el muro público del perfil del usuario de la red. Normalmente, este tipo de mensajes pueden ser vistos por todos los usuarios que tengan una conexión directa con el propietario del muro.
  • Mensajería interna: Permite el intercambio de mensajes privados entre 2 usuarios, evitando que otros usuarios puedan conocer el contenido de la comunicación.
  • Mensajería grupal: Una de las características más utilizadas en las redes sociales son los grupos de interés. Estos grupos de interés permiten unir a usuarios con aficiones y objetivos comunes. Dentro de estos grupos de interés, aparte de facilitar el conocimiento de usuarios, existe un mecanismo para los moderadores del grupo de mensajería grupal que permite enviar mensajes a todos los miembros.
  • Blogs: donde el usuario publica temas de interés y los comparte con otros usuarios de la red.

Además, las redes sociales, con el objetivo de hacer más fácil el acceso de los usuarios han diseñado portales móviles y mecanismos de notificación de eventos/mensajes, permitiendo a los usuarios acceder y ser notificado en tiempo real.

Las redes sociales están proliferando rápidamente, habilitando mecanismos de comunicación alternativos a los utilizados normalmente. Este tipo de redes han potenciado un mecanismo de encuentro y conversación entre usuarios. Los accesos no solo se realizan a través de mecanismos tradicionales como un PC, sino que la movilización de estos entornos ha generado que cualquier usuario pueda acceder a ellos en cualquier momento y en cualquier lugar. Redes Sociales es comunicación, Comunidad y Colaboración.

Plataforma de Colaboración como medio para adaptarse a las herramientas de Redes Sociales.

“El aumento de usuarios conectados está impulsando un cambio de actitud ante el mercado en la empresa, generando “negocios impulsados por las personas”, donde las herramientas de redes sociales y tecnologías de cooperación son el combustible en la productividad de próxima generación”, esto lo afirma Nick Earle, vicepresidente senior en Cisco Services.  Y continua con : “En la adopción de la tremenda capacidad de las redes sociales triunfarán las empresas que sean capaces de diseñar una arquitectura informática colaborativa que respalde el uso de esas tecnologías, protegiéndose ante los riesgos que plantean”

Aunque en el ámbito personal cada día, encontramos que mayor cantidad de personas han adoptado el uso de redes sociales, como herramienta de comunicación, en el mundo empresarial podríamos decir que aun nos encontramos en las primeras fases.

El uso de redes sociales, como Facebook y Twitter, como plataformas de colaboración, está permitiendo a las organizaciones conectarse de manera directa con el mundo exterior en multitud de formatos. Estas herramientas tecnológicas , proporcionan nuevas experiencias de colaboración, nuevos canales de información para las personas y  establecen potenciales herramientas de venta, que mejoran la percepción de marca y la confidencialidad de los usuarios.

Sin embargo es importante se que las empresas comiencen a estudiar, analizar e incluir dentro de sus estrategias de negocio, la utilización de estas herramientas de colaboración: “Las redes sociales”.

Mas allá de solo decir que se tiene una cuenta en Twitter, una pagina de seguidores en Facebook, se hace imprescindible definir cuanto antes: el por qué? Y el para qué? Utilizarlas. Pero sobre todo se debe entender que estas herramientas de colaboración, no son propiedad de la empresa, sino que son de los usuarios de la comunidad, de las personas que las componen. Que son procesos de comunicación bidireccionales, y que lo que se establecen son conversaciones, entre los miembros de la comunidad, no es solo lo que la empresa quiera decir, también tiene que escuchar y en mi concepto es lo mas importante.

Pero que beneficios trae a la empresa, evidentemente puede obtener de primera mano, qué se dice de ella?, quién lo dice? Y cómo lo dice?.

El nuevo reto, entonces para las empresas que están adoptando estas herramientas es definir, claramente y desde el comienzo, Cuál es el Valor que la empresa aportara a la comunidad de usuarios de la misma, para que ellos quieran pertenecer a ella?.

Continuaremos en próximos comentarios ampliando este tema……