Que quede claro, ni las personas somos productos ni nos vendemos (o no deberíamos) – Andrés Pérez Ortega

Lo único cierto es que cuando una persona se “vende” no es precisamente algo positivo porque está sacrificando su cuerpo, sus valores o su identidad a cambio de una compensación económica o emocional. Lo que vendemos es nuestro trabajo, que es equivalente a nuestro producto o servicio. Creo que es bueno repasar algunas ideas al respecto.

Source: www.marcapropia.net

Una persona no “se vende”lo que vende es su trabajo, es decir el producto o servicio que ofrecemos.

See on Scoop.itTecnología: Ciudadanía